El rascacielos Taipéi 101 da la bienvenida a 2019 con un espectáculo de luces, proyecciones y fuegos artificiales

Taipei101El rascacielos Taipéi 101, que fue hasta 2010 el más alto del mundo y que hoy sigue siendo el edificio ecológico más elevado del planeta, despedirá el año 2018 y dará la bienvenida a 2019 con un espectáculo de luces, proyecciones y fuegos artificiales, una ceremonia que ya se ha convertido en referencia habitual todas noches de fin de año en Taipéi, la capital de Taiwán.

El Taipéi 101, que se ha consolidado como un símbolo de la prosperidad y el desarrollo tecnológico de Taiwán en combinación con el mantenimiento de las tradiciones y el respeto por el medio ambiente, se ofrecerá al mundo la noche de fin de año engalanado con un espectáculo en el que aparecerán toda un serie de motivos representativos del país, tales como su gastronomía y sus mercados nocturnos, el medio ambiente, la sanidad, la tecnología, la religión, la tolerancia y la democracia, entre otros.

En el diseño del famoso rascacielos de 508 metros de altura, imagen habitual del skyline de la ciudad, los más modernos adelantos tecnológicos se combinan con una espectacular arquitectura que se asemeja a un tallo de bambú en crecimiento, representación de la fortaleza eterna en la cultura oriental.

El nombre del edificio alude, además de al número de plantas, al 100 como símbolo de la perfección y, por ende, al 101 como la pretensión de ir más allá de la perfección, así como a las cifras del código binario. El uso simbólico de la numeración se complementa con la auspiciosa utilización del número ocho, que pronunciado en chino suena “ba”, semejante a “prosperidad”, y que se puede apreciar en los ocho bloques de ocho pisos cada uno que componen la estructura principal del rascacielos.

Entre sus adelantos tecnológicos destacan el ascensor más rápido del mundo, capaz de alcanzar una velocidad de 1.010 metros por minuto y de subir hasta el piso 89, donde se encuentra el observatorio, en 37 segundos, y el amortiguador de viento y sistema anti terremotos, también el más grande del mundo, una enorme bola de acero de 660 toneladas que, mediante un mecanismo pendular,  corrige la oscilaciones del edificio causadas por fuertes vientos, tifones o movimientos sísmicos.

A través del facebook “Trending Taiwán” (https://goo.gl/Evpe8x) se podrá acceder al canal de youtube que transmitirá el espectáculo de la noche de fin de año.