Taiwan amplía alcance de pruebas de detección de COVID-19

En la imagen, la ciudad de Nuevo Taipei durante un simulacro para la prevención de infecciones comunitarias. (Foto de CNA)
El 25 de marzo, el Centro de Operaciones del Gobierno Central para Epidemias (CECC, siglas en inglés) anunció que ampliará el alcance de sus pruebas de detección de COVID-19 a trabajadores sanitarios con síntomas de la enfermedad, para prevenir posibles infecciones en el sistema de salud de la nación.

Aquellos que trabajan en hospitales, instituciones de atención médica y hogares de ancianos y hayan desarrollado fiebre o síntomas respiratorios están sujetos a pruebas de detección de coronavirus, indicó el viceministro de Salud y Bienestar, Hsueh Jui-yuan, durante la rueda de prensa diaria del CECC.

Anteriormente, Taiwan solo realizaba pruebas de COVID-19 a aquellas personas con síntomas que habían viajado recientemente a países con brotes de coronavirus o que tuvieron contacto con pacientes afectados por este, así como personas con síntomas severos similares a los de la gripe.

Además, a lo largo de dicha rueda de prensa, el CECC recomendó la cancelación de reuniones de más de 100 personas en interior y 500 personas al aire libre para ayudar a detener la propagación de COVID-19.

El ministro de Salud y Bienestar, quien actúa como director del CECC, Chen Shih-chung, indicó que la recomendación se hizo porque los lugares donde se reúne un gran número de personas pueden aumentar el riesgo de propagar el virus.

Los organizadores de tales eventos deben evaluar los riesgos a la hora de celebrarlos y decidir si los cancelan en función de su capacidad para identificar a los que asistirán a estos con antelación, así como otros factores como la calidad de la ventilación del lugar donde se celebren y la duración de los mismos.

El 26 de marzo, el CECC anunció que Taiwan registró 17 nuevos casos de coronavirus, 15 de los cuales se originaron en el extranjero, lo cual eleva el número total de infectados a 252.